• IGLESIA SAN JOSÉ

    La Iglesia San José fue construida bajo de la dirección del padre José Egg, contando con el apoyo del segundo grupo de colonos que llegó a Pozuzo en 1868. Se logró su culminación el año 1875 y...

  • PUENTE EMPERADOR GUILLERMO 1

    Es un sendero natural donde se puede reconocer especies vegetales de relevante importancia para la zona y se basó en las investigaciones histórico camino de herradura es posible visitar casas típicas de madera de estilo tirolés....

  • MUSEO SCHAFFERER

    Lugar donde se exhiben, conservan y valoran los antiguos objetos y pertenencias que trajeron los colonos a Pozuzo; entre ellos, herramientas....

  • CEMENTERIO DE LOS COLONOS

    El cementerio tiene un área 500m², está cercado por un muro de piedras y en su interior existe una capilla donde hay placas grabadas con los nombres de los difuntos....

  • CASA DE LA CULTURA

    Acutalmente, este local forma parte del centro histórico cultural de Pozuzo, no sólo porque es una hermosa infraestructura que guarda un estilo tirolés, sino también porque es un lugar donde se transmite la cultura viva de Pozuzo a sus nuevas generaciones....

CODO DEL POZUZO

Por el crecimiento demográfico, pero también por el cambio a la crianza de ganado, creció repentinamente la demanda de terreno útil. Los pozucinos  buscaron nuevos terrenos para sus asentamientos y los encontraron valle abajo a 75 kilómetros de distancia, en la amplia llanura de Codo del Pozuzo donde las aguas del río Pozuzo se dividen en varias vertientes. También se asentaron allí gentes de Panáo, Huánuco y otros lugares. El nombre de codo proviene de la forma geográfica del lugar, ya que el rio Pozuzo que fluye hacia el norte hace una curva hacia el sudeste y desemboca un poco más abajo de Puerto Mairo en el río Palcazú. Codo está situado a 400 metros sobre el nivel del mar al borde de las tierras bajas amazónicas y tiene un clima cálido y húmedo. El distrito Codo del Pozuzo pertenece a la provincia Huánuco. Tiene una  extensión de 3300 kilómetros cuadrados y cuenta con 8000 habitantes repartidos en 35 pueblos. Dos comunidades son de "nativos" - indios que viven en Santa Marta y Los Ángeles y pertenecen a las tribus de cashivos y amueshas. El "descubrimiento" de Codo aconteció en mayo de 1967 cuando Lázaro Florida Schmidt, de 27 años de edad, durante una jornada de trabajo divisó desde una elevación la selva que se abría ante sus ojos, brillando en tonos verdes azulado como el mar, y percibió el deseo de conocer de cerca esa región. El 5 de septiembre de 1967, Antonio Schaus Witting y otros dos trabajadores, cargados con víveres, ropa, escopetas y munición, machete y demás, emprendieron el primer viaje de exploración que los llevó por terrenos difíciles. La selva parecía impenetrable y el tercer día alcanzaron aquella planicie que Lázaro había divisado desde las altura de Santa Rosa. Y se encontraron con terrenos fértiles. Por eso, de regreso en Santa Rosa, se apresuraron en preparar la segunda expedición. Partieron en octubre y esta vez llevaban, junto al equipo acostumbrado, plantas de yuca y semillas de maíz, arroz, ajo y otros condimentos. 
También Alfred Witting Köhle fue uno de los primeros pioneros en explorar las nuevas tierras de Codo. Poco después siguieron 30 familias más: Leopoldo Evangelista, los hermanos León, Antonio Rofner Egg, Gerhard Ruiz -más tarde se trasladó a Puerto Inca-, Juan Florida Schmidt Doria, Tobias Schmidt Doria, los hermanos Trujillo, Felix Westreicher y Rudolfo Zehnder, descendientes de suizos, y otros. Los pobladores lograron construir un puerto -el puerto de Islería- a pesar de la fuerte corriente del río Pozuzo. Muchas personas perdieron la vida en ese río. Actualmente, casi la totalidad del comercio se realiza por el río. Para ello, se utilizan barcos de madera con motor fueraborda con una capacidad de carga de dos toneladas. 

Alfredo Witting relata:
Cerré un contrato con Alberto Salazar y quedé en transportar mis mercancías en un barco de madera de diez metros de longitud con motor fueraborda. Nos tardamos dos meses en llegar a los ríos Palcazú y Pachitea. Allí, el trabajo fue más fácil ya que teníamos cuerdas y remolcador. Vendimos madera y pieles de felinos y de jaguares. Había cantidad de cerdos salvajes y también vendimos su carne. Entretanto, Abel Florida ha construido balsas y canoas de otro tipo de madera.  


El río comunica con la cercana cuidad Constitución, situada al lado de la autopista Marginal de la selva. Carlos Gstir gestiona con empeño la conexión de Pozuzo a esta carretera de la selva que al terminarse deberá comunicar Venezuela, Colombia, Ecuador, el Perú y Bolivia. Por el momento, sólo se han construido etapas. EL viaje río abajo hacia Constitución dura tres horas, río arriba demorar unas seis a siete horas por lo que las tarifas de carga son muy altas. Cabe mencionar a otros colonos: Carlos Zevallos Berastein y Rudolfo Zehnder. Este último, junto con su hijo, traía láminas onduladas al puerto de Isería y también conseguían herramientas para los recién llegados. Las familias arraigadas en el lugar -Ballersteros, Egg, Witting, y otras- ayudaban a los "nuevos" en lo que podían. En 1970 se abrieron los primeros "comercios": una tienda de abarrotes, un negocio de abonos, una zapatería y una tienda veterinaria. La colonización de Codo del Pozuzo ofreció una alternativa, pero ya desde el principio conllevo muchas desventajas. Con la separación política de Pozuzo disminuyeron los puntos de contacto, con excepción de las relaciones familiares y el comercio de ganado. Hoy en día, Codo y Pozuzo siguen unidas por el sencillo camino de herradura por el cual se arrea el ganado durante tres o cuatro días hasta llegar a Pozuzo desde donde se transporta en camiones hasta lima. La resultante pérdida de peso conlleva pérdidas económico importantes. Actualmente viven en Codo unas 80 familias compuestas por españoles y peruanos -unas 400 personas- y otras 45 familias de procedencia tirolesa -unas 200 personas. A causa de la situación aislada de las granjas, los pobladores no tienes muchas actividades en común. Los domingos, un catequista dirige la liturgia de la palabra ya que el párroco de Pozuzo sólo baja una o dos veces al año hasta las planicies. En las tierras bajas ya casi no se utiliza el alemán aunque los granjeros tienen muchos deseos de hablar "tirolés" y de reforzar los lazos culturales. Hans Gstir cultiva la tradición musical y toca a menudo el acordeón, pero le hacen falta compañeros de adición. La vida es muy dura, algunos campos de pastoreo están a unas siete hora de distancia de las viviendas. Cuando el padre está "fuera", la familia se queda hasta una semana sola. A pesar de la falta de apoyo del gobierno, los habitantes de Codo no ahorraron ningún esfuerzo y se construyeron ellos mismos los edificios públicos necesarios: la iglesia, escuelas, calles. Hoy en día, Codo es comunidad y distrito y pertenece al departamento Huánuco.
La selva de Codo constituye el hábitat de varias especias de animales salvajes: osos, venados, liebres salvajes, tapires, monos, leones, tigres, gatos salvajes, cerdos salvajes, zarigüeyas, perros salvajes, osos hormigueros, ardillas, armadillos, perdices, papagayos, pájaros, palomas y peces.
Share:

MUSEO SCHAFFERER

Historia del Museo Schafferer


A mediados de los años sesenta, el peruano de descendencia alemana Anton Brack visitó Pozuzo. En una conversación con Augustin Egg, Brack le aconsejó la fundación de una institución dedicada a conservar el viejo patrimonio cultura de los colonos. El en año 1978, Brack y Egg establecieron un
concepto, que -después de haberlo presentado a la parroquia y la comunidad- fue presentado a la embajada austríaca con el fin de lograr un proyecto de desarrollo para Pozuzo. También la embajada alemana se mostró interesada y envió delegados a las festividades de los colonos con ocasión del día nacional a fines de julio de 1979. La realización de un museo para el pueblo era parte de programa de la asociación cultura fundada en 1979. Augustin Egg, su primer presidente, tuvo la idea de instalar un museo en la casa Betania. Fueron recogidos varios objetos de valor cultural y material fotográfico. El edificio de 100 años de antigüedad, construido por el párroco Schafferer, había sido donado a la parroquia y tuvo que ser readquirido bajo difíciles condiciones. 

El 18 de junio de 1988 se decidió en una asamblea conjunta de la asociación cultural y del consejo comunal la instalación de un museo del pueblo. Pero la alegría fue corta ya que después del primer ataque terrorista, la casa tuvo que cerrada. Entonces, Theresia Treichl, tirolesa y profesora jubilada, ofreció encargase de la realización del museo en Pozuzo -con la condición de que llevar el nombre de “Museo Schafferer”. Desde marzo a agosto de 1993, Treichl apoyó enérgicamente el proyecto del
museo, apoyada por el párroco padre Serafín Martins que puso a disposición algunos objetos de la iglesia de San José y se esforzó en impulsar el proyecto. Fueron cambiados los marcos de las ventanas, se colocaron nuevos vidrios, se hicieron vitrinas y mucha más. El 19 de setiembre de 1993, el Museo Schafferer fue solemnemente inaugurado. El museo dispone de un rico abanico de cuadros explicativos, objetos de la vida diaria del tiempo de la colonización, objetos sagrados y objetos del tiempo incaico y preincaico, varios préstamos de la población, la primera máquina de escribir que fue traída a Pozuzo en 1938, moldes de zapatos, ruedas de hilar, sillas del párroco Schafferer, un costurero con hermosos trabajos de incrustaciones de Luis Budweiser.

Además, una fila de fotos interesantes documenta el desarrollo de la colonia. Pájaros y animales disecados de la selva le dan un toque exótico al museo. Debido a la necesidad de un saneamiento general del edificio, éste fue derrumbado por completo en el primer semestre de 2005. Esto se realizó por iniciativa de PRODAPP (Programa de Desarrollo Alternativo en las Áreas de Pozuzo y Palcazú)
que cubrió los gastos de la demolición y la reconstrucción en estilo antiguo. Para la instalación del interior, la provincia Tirol donó un importe de dinero. En cuanto a la reorganización del contenido de las exposiciones, el Dr. Luis Repetto (PRODAPP), director del museo de artes y tradiciones en Lima, elaboró un concepto para la reorganización. En relación a esto, la comunidad de Pozuzo, bajo el alcalde Carlos Gstir, pidió el apoyo y la colaboración de Bruno Habicher, protector y conocedor de Pozuzo desde hace muchos años, que elaboró las documentaciones históricas en trabajo minuciosos y digitalizado. El 24 de julio de 2006, el museo Schafferer fue inaugurado solemnemente.

Hoy en dia el Museo Schafferer ofrece atención al público, en la cual el visitante se puede informar sobre la historia de Pozuzo desde la colonización año 1859 hasta la actualidad. 
con un costo de: S/.3.00 Adultos
                          S/. 2.00 Estudiantes
                          S/. 1.00 Niños
 En el interior del Museo Schafferer se le ofrece al visitante el servicio de guía con un costo adicional de: 1 a 5 personas S/. 5.00
      5 a más S/. 1.00 x persona

Share:

CASA BUDWEISER


La familia Budweiser, por invitación del padre Miguel Wagner, quien era hermano de Theresia, esposa de Alois Budweiser, decidió emigrar a Pozuzo en el año 1954 y permanecieron hasta 1963, para luego retornar a su patria, Alemania. Al llegar a Pozuzo se alojaron en La Betania, hoy Museo Schafferer.



Esta casa es de estilo bávaro con fachada entramada y con techo a dos aguas, en su construcción se utilizó piedra, calicanto, arena y madera; cuenta con un sótano y una chimenea que atraviesa toda la casa, la misma que tiene un ahumadero para productos cárnicos. Fue construida en 1956 por el señor Alois Budweiser (natural de Baviera – Alemania), quien era excelente carpintero y ebanista.
La construcción fue concebida para vivienda; sin embargo, la planta baja se convirtió en el primer café-restaurante en Pozuzo. Al costado de la casa existió un honor utilizado para preparar los panes, tortas y pasteles para el restaurante; era la primera vez que en Pozuzo se podía comprar pan con levadura y es así como se incorporó un nuevo ingrediente en el arte culinario pozucino. También se ofrecía comidas típicas de Bavaria e incluso doña Theresia se atrevió a preparar albóndigas de yuca, quien narra en su memoria sobre la “historia de la casa Budweiser en Pozuzo” (2004).
El restaurante Budweiser fue un ambiente muy agradable y acogedor, buena música y donde se realizaban bodas y bautizos de los pozucinos; también fue muy concurrido por diplomáticos de las Embajadas de Alemania y Austria en el Perú, así como por autoridades nacionales y turistas que visitaban Pozuzo por esa época.
Los aportes de la familia Budweiser contribuyeron notablemente al desarrollo socio-económico de Pozuzo; por ello, en la actualidad, tiene un valor histórico, cultural y turístico. Su actual dueño es el señor José Ballesteros Bautista.
Share:

CASA PARROQUIAL

Construida a base de material de calicanto y madera, techo de calamina a dos aguas y con una antigüedad alrededor de los 100 años; en este lugar se encuentran los archivos parroquiales desde la llegada de los colonos. En la parte del frontis está el monumento del Padre José Egg, guiá  espiritual de los colonos y co-fundador de Pozuzo. Este monumento fue construido por el Padre Agustín Gottardi durante el tiempo que estuvo a cargo de la Parroquia San José de Pozuzo (1936-1938). La propiedad es de la Diócesis de Huánuco.
Share:

POZUZO

Pozuzo, antiguamente Pozuzu, es uno de los numerosos pueblos en la amplia región de la selva central, en la Cordillera  Oriental. El pueblo lleva el nombre del río Pozuzo. En yanesha, Pozuzo significa "río
de sal", como alusión a las fuentes salinas del rio Santa Cruz en el curso superior del río Pozuzo. Pozuzo no es  un pueblo común y corriente, tiene su origen en la mitad del siglo XIX (1857 - 1859) y está marcado por el periodo probablemente más falta de la emigración europea. La "colonia alemana
 junto al río Pozuzo" fue el inicio de un gran periodo de colonización por parte de emigrantes alemanes. La colonización no soló se proyectó junto al río Pozuzo, sino también junto al río Mairo y junto al río Palcazú. 


Rio Pozuzo
Al final, de un gran proyecto resultó una pequeña y probablemente la única colonia austro-alemana del mundo, cuyos pioneros en su mayoría fueron tiroleses y el resto renanos y bávaros. Pozuzo, el pueblo central del distrito del mismo nombre, está situado en el calle del Huancabamba a 825 metros sobre el nivel del mar, tiene 1500 habitantes y está compuesto por las partes Pozuzo Centro (antiguamente Tirol) y Prusia (antiguamente Renania). Zonas más pequeñas (caseríos) de Pozuzo son Palmapampa, Victoria, Delfin, Huacamayo, Palmira, Palmatambo, Pueblo Joven (Montefuner), Tillingo y Toropampa. Hay otros caseríos más lejanos dignos de mención: Yanahuanca, Naranjal, Sereno, Seso, Santa Rosa, Trama y Lagarto. El distrito tiene una extensión de unos 1300 kilómetros cuadrados -es un poquito más grande que Tirol del Este-, tiene unos 8500 habitantes y pertenece a la provincia Oxapampa en el departamento de Pasco. Las colonias del distrito están situadas a alturas entre 700 y 2000 metros sobre el nivel del mar.

Pozuzo
Hasta finales de 1975 se podía llegar a Pozuzo tan sólo a pie. Recién 116 años después de la primera inmigración se terminó el camino carretero desde Oxapampa y Huancabamba hasta Pozuzo. Este aislamiento que duró más de un siglo es la razón principal por la cual se conservaron hasta hoy numerosas costumbres y tradiciones de los primeros colonos y especialmente la lengua alemana, el dialecto tirolés.
Share:

PUENTE EMPERADOR GUILLERMO 1


Los colonos austro-alemanes llegaron a Pozuzo en julio de 1859 y se instalaron en la margen derecha del río Huancabamba; construyeron un puente con lianas, maderas y troncos que constantemente se interrumpía por la creciente de los ríos.


El histórico puente Emperador Guillermo 1 está ubicado sobre el río Huancabamba y fue construido en 1877. El señor Scherader que había venido de Ecuador se integró al segundo grupo que llegó a Pozuzo en 1868, se asentó en Palmira donde construyó dos hornos de cal y fue parte de la construcción.


Inicialmente fue llamado Puente Central y favoreció la actividad comercial de los colonos con otros pueblos como el puerto fluvial de Puerto Mayro y Huánuco. Conecta con un bello camino de herradura totalmente natural, que guarda en silencio, las huellas y recuerdos de los colonos. La Municipalidad de Pozuzo, a través de la Resolución de Alcaldía Nro. 063-2002-MDP, lo declaró atractivo turístico perenne y forma parte del circuito turístico autoguiado Emperador Guillermo 1. Es un sendero natural donde se puede reconocer especies vegetales de relevante importancia para la zona y se basó en las investigaciones histórico camino de herradura es posible visitar casas típicas de madera de estilo tirolés y con techo de tablillas (casa de Palmatambo de la familia Egg-Gstir y la casa museo familiar Egg-Vogt en Palmira).


Actualmente, las bases de este puente están hechas con material noble y la plataforma de madera, cuenta con un techado de tablillas a dos aguas en sus extremos, anclaje de concreto y cables de acero. En el año 1988 Pozuzo fue víctima de atentados terroristas, y por razones de seguridad de la población el puente fue desmantelado y luego reconstruido, en 1995, por la Municipalidad de Pozuzo, bajo la gestión del Alcalde Jose Mueller y apadrinado por el Dr. Heribert Wockel, Embajador de Alemania en el Perú.
Share:

CASA DE LA CULTURA


El 27 de mayo 1979, por iniciativa de un grupo de pozucinos notables se constiyuyó la Sociedad y Cultura de Pozuzo, para luego convertirse legalmente en Asociación de Historia y Cultura de Pozuzo (1984), con el objetivo de rescatar y difundir las tradiciones y costumbres que trajeron los colonos; instalación de un museo de sitio; enseñanza del idioma alemán a niños y adultos; disfusión de la música, cantos, danzas y bailes austro-alemanes; recopilación de la historia, entre otras actividades socio-culturales.


El 24 de julio del 2004 se inauguró la Casa de la Cultura como sede institucional, contando con el apoyoeconómico de los amigos tiroleses Bruno y Elisabeth Habicher-Schwarz, de igual manera se contó con el respaldo y aporte de la Municipalidad de Pozuzo, instituciones locales, socios, personas notables e importantes entidades de Austria y Alemania.


La Casa de la Cultua está al servicio de la población e instituciones que la soliciten, a fin de desarrollar diferentes actividades socios-culturales, educativas, académicas, entre otras.


Acutalmente, este local forma parte del centro histórico cultural de Pozuzo, no sólo porque es una hermosa infraestructura que guarda un estilo tirolés, sino también porque es un lugar donde se transmite la cultura viva de Pozuzo a sus nuevas generaciones. También es un lugar de encuentro con su pasado histórico, costumbres y tradiciones que trajeron los colonos austro-alemanes hace más de 153 años.
Share:

Artículos Recomendables

MUSEO SCHAFFERER

Historia del Museo Schafferer A mediados de los años sesenta, el peruano de descendencia alemana Anton Brack visitó Pozuzo . E...

Infolinks